Saltear al contenido principal

Colaboramos con el Hospital de Campaña de Santa Anna para que ninguna persona sin hogar se quede sin comida caliente

Proyecto Santa Anna - RotaryEl hospital de campaña de la parroquia de Santa Anna de Barcelona lleva 3 años atendiendo a entre 200 y 250 personas sin hogar con un equipo de 200 voluntarios. Con su esfuerzo permiten a personas de gran vulnerabilidad comer y descansar en la iglesia. Si hay mal tiempo pueden quedarse a dormir, pueden recibir atención médica y hay una trabajadora social que orienta y examina la situación de cada persona acogida.  En estos días de principios de mayo 2020, el número de personas acogidas diariamente ha crecido un 25% en comparación con la situación de antes del confinamiento. Es un ejemplo de cómo el confinamiento ha afectado a la población de forma desigual. El segmento más frágil que se ha quedado sin trabajo, sin derechos a paro o ayudas públicas, ha tenido que recurrir a la caridad e iniciativas como la del Hospital de Campaña de Santa Anna. Por la mañana todos pueden desfrutar de un desayuno y reciben una bolsa con las comida y la cena.

Peio Sánchez, rector de la iglesia, tiene la intención de que todos los acogidos puedan comer algo caliente en el claustro, donde tienen espacio. Para poder hacerlo realidad, se está adaptando un espacio para hacer una cocina con capacidad de abastecer a 250 comidas calientes diarias. Si todo va bien, en septiembre se pondrá en marcha.

Hasta que llegue el momento, Peio Sánchez tiene la voluntad de ofrecer comida caliente lo más pronto posible, desde que la desescalada del confinamiento lo permita, ya que el espacio sí está disponible y hay mesas.

Desde Rotary Barcelona Eixample queremos poner nuestro granito de arena y hemos diseñado un proyecto para poder ofrecer en junio y julio estas comidas calientes. Hemos charlado con Iñaki López, Presidente del Grupo de restaurantes Sagardi, quien de inmediato ha aceptado colaborar, ofreciendo el trabajo gratuito de personal de cocina. Sin embargo, es tarea nuestra conseguir los recursos para comprar materia prima y cubrir los costes de transporte desde la cocina central a la Iglesia de Santa Anna.

Hemos calculado que la cantidad necesaria para poder llevar a cabo el proyecto es de unos 15.000€. Nuestro club ha hecho aportaciones económicas de urgencia en marzo y abril para cubrir parte de las necesidades surgidas a raíz de COVID-19. Hemos aportado dinero a seis proyecto, siendo éste el séptimo por lo que ya no disponemos de recursos propios. Hacemos una llamada a otros clubs rotarios, y también a empresas y particulares, cualquiera que pueda poner un granito de arena para devolver un poco de dignidad a las personas sin hogar, como lo ha estado haciendo el Hospital de Campaña de la parroquia de Santa Anna.

En esta situación de pandemia global, la mala alimentación y el hecho de dormir en la calle no ayudan a las defensas y a prevenir el contagio. Una correcta alimentación puede salvar vidas!

Síguenos en Facebook donde iremos actualizando las aportaciones.

 

 

Deja una respuesta

Volver arriba